Añadiendo el Epílogo al año

Este ha sido un año extraño. Para mí, en lo personal, ha tenido enormes altibajos con las terribles pérdidas de mi padre en febrero —siendo causante de su fin en buena parte la desatención sanitaria que ha habido como efecto colateral del COVID-19— y de mi perro en octubre —muchos pensarán que no se puede catalogar o equiparar a la pérdida de un ser humano, pero, cuando ha sido tu compañero durante más de trece años las veinticuatro horas del día con la magnífica lealtad y cariño que solo ellos saben ofrecer, pues uno lo pone por encima incluso de la mayoría de las personas—. También dejó de estar, porque en este caso no fue una pérdida, sino más bien una salida decepcionante, la persona que estuvo trabajando conmigo durante buena parte de este año y el anterior en esta editorial. Decepcionante por el modo, no por el hecho en sí, que ya contaba con que llegaría el día que sucedería por una cuestión de lógica natural.

Esta editorial siempre la he llevado yo (Carlos Venegas) en solitario —bueno, con la inestimable ayuda de mi mujer en temas de corrección cuando lo he necesitado—, por lo que la mecánica de la editorial ha continuado intacta. El tener experiencia desde hace más de quince años en el mundo del diseño gráfico y web, el marketing online, los servicios editoriales y la ilustración como empresario individual me posibilita poder realizar todo lo necesario sin necesidad de ayuda, pero a un ritmo menor. Esto tiene sus cosas buenas y sus cosas malas, lo mejor es que el buen funcionamiento de la editorial no depende de su producción y que al realizar todo el proceso puedo controlar los tiempos en todo momento, por lo que la calidad siempre está a la altura de mi exigencia como profesional (que no es poca). Es mi amor por este mundo el que prima, por lo que me gusta mimar al máximo a los autores de la editorial, ayudarles en todo lo que esté en mi mano y pagarles en tiempo y forma todo lo generado por su libro, por poco que pueda ser en algunas ocasiones. Lo suyo es suyo y siempre se puede demostrar. Esta editorial es pequeña, humilde, pero siempre, y sobre todas las cosas, honesta.

Dentro de la honestidad también entra el campo del asesoramiento. Hay quien puede pensar desde fuera, sin conocer nuestra dinámica de trabajo, que cuando ofrecemos una corrección es para ganar más y luego hacer un trabajo de una lectura por encima. Se equivocan de plano. El autor siempre es libre de pedir o no una corrección, pero si durante la maquetación del trabajo detectamos que puede ser recomendable le realizamos diez páginas de muestra para que vea por qué se lo decimos, que lo pueda valorar de forma objetiva y añadir el servicio si así lo desea. Que una editorial sea de autoedición o coedición no significa que no se deba preocupar por la calidad del contenido que va a ofrecer a los lectores, pues consideramos que la imagen del escritor es muy importante, así como la de la editorial, y el contenido de un libro es el aval de un escritor y la calidad del producto final el de la editorial. Por lo que, a pesar de que muchos puedan considerarnos una empresa de servicios (en buena parte no dejan de llevar razón), hemos de velar por nuestros lectores, que también son los del autor, y en el momento en que se pone un libro a la venta en plataformas que llegan a cualquier lugar del mundo, esos futuros lectores se merecen el máximo respeto; y la mejor forma de respetar a un lector es ofreciéndole una experiencia de lectura óptima. Luego les gustará el libro o no, pero esa ya es otra historia.

En el transcurso de este año hemos editado —que no publicado en todos los casos— más de una docena de libros. Todos nuestros autores quedaron altamente satisfechos con el trabajo que se hizo para ellos, la comunicación constante y la preocupación por que todo saliera a pedir de boca. Todo se notificó de forma transparente y se pagaron los royalties puntualmente. Algo que hace que, en ocasiones, nos agradezcan el esfuerzo realizado con mensajes como el de Alberto Caselles Ríos (autor para el que reeditamos el libro Cómo superar el trastorno bipolar. Los 21 malos hábitos, llegado desde otra editorial) que nos dijo:

Buenas tardes, Carlos.

Muchas gracias, espero que continúes con tu proyecto durante mucho tiempo. Los autores sin apoyo necesitan personas como tú.

Un saludo cordial

Alberto Caselles

Todo un orgullo. Así que seguiremos su sugerencia y continuaremos con el proyecto durante mucho tiempo, por amor infinito a los libros —pronto saldrá a la luz el nuevo libro de David Berniger, Tu revolución nutricional. Descubre el Efecto Ankshu— y a la literatura —motivo por el que vamos a lanzar una línea de clásicos reeditados enriquecidos con notas al pie y estudios de la obra y los autores que se transformarán en prólogos, biografías e incluso relatos originales basados en los personajes o algún fragmento. La primera edición de esta nueva línea que verá la luz será A flor de piel de Antonio de Hoyos y Vinent—.

Así que, seguimos adelante, con muchas ganas y deseos de que muchos autores quieran que les acompañemos por el sendero que les lleve a Ítaca.

P.D.: Feliz salida y entrada de año. Que el 2022 cumpla todas vuestras expectativas.

¿Te gustaría publicar en El Salto Editorial? Ponte en contacto con nosotros llamando al 654617877 o escribiéndonos a nuestro correo electrónico elsaltoeditorial@gmail.com.

Carlos Venegas (CEO)

Deja una respuesta

Volver arriba

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies